El cuento de un cordobés en las finales de la NBA

Siempre de buen humor, Fabricio Oberto es el personaje más divertido en el momento de mayor tensión de la temporada

El fuera de cámara , el backstage de Fabricio Oberto es de lo más divertido del vestuario de los Spurs. Pese a que está jugando su primera final de la NBA, el cordobés cada vez se suelta más en el trato con la prensa -responde en español o en inglés con la misma fluidez- y se muestra casi siempre dispuesto y con buen humor, incluso cuando los grabadores están encendidos.

Puede hablar del regalo que le hará a la actriz Eva Longoria cuando se case con Tony Parker como de cualquier otro tema. "De eso se encargan las mujeres; yo soy capaz de regalarle una licuadora, qué sé yo", responde sobre la boda del 7 del mes próximo que se hará en París y a la cual está invitado. La situación es complicada porque, ¿qué se le puede regalar a un personaje que acaba de construir en su residencia una piscina de 1.000.000 de dólares para su prometida?

Oberto ya es muy querido entre los simpatizantes de los Spurs y se lo demuestran con la ovación que le tributan cuando se realiza la presentación oficial de los cinco titulares antes del partido. Los suplentes no son anunciados con tanto fervor, aunque cuando nombran a su amigo Manu Ginóbili, el público prepara la explosión de júbilo desde unos segundos antes. Un murmullo va creciendo hasta que los 18.000 espectadores explotan en un solo grito cuando se escucha en todo el estadio el popular, "¡Maaaaanúúúúúú!" . Un periodista le dijo a Oberto: "Ginóbili te trajo aquí, te da consejos, te pasa siempre la pelota. Vos sos titular y él suplente. ¿Qué pensás de eso?" Y el cordobés respondió a las carcajadas: "¡Que buen amigo que soy!, ¿no?"

El unipersonal humorístico de Oberto continuó así:

-Cuándo llegaste a la NBA se dijo que era tarde porque tenías 30 años ¿Cómo te sentís ahora?

-De 22 o 23 y bajando.

-Se te ve correr diferente ¿hiciste algún ejercicio especial?

-¿Vos decís más rápido, querés decir que antes era lerdo ?

-No, ahora corrés sin apoyar los talones, usando más la punta del pie.

-Sabés que pasa, que los dos primeros meses llegaba tarde a todos lados. Cuando me daba vuelta para salir corriendo me chocaba al rival que venía. Tuve que agilizarme a la fuerza.

-¿Es probable que también estés saltando más?

-Si, un poquito así de más (muestra el dedo mayor y el índice separados por menos un centímetro).

-Sabés que un grupo de hermanas de salesianas de Don Bosco están orando por cada uno de ustedes y por el éxito de los Spurs.

-No, ¿en serio? ¿Conocés a alguna de ellas?

-Sí, estuvieron en el estadio en el primer partido.

-¿No les decís que además de orar, por las dudas, también manden e-mail y mensajitos de texto para asegurarse de que el pedido llegue allá arriba?

En estos días de finales de playoffs, la casa de la familia Oberto tiene invitados especiales. Un par de amigos llegaron para tan especial ocasión. Con él están viviendo Bruno Lábaque, su ex compañero de Atenas de Córdoba, y el rosarino Hermes Desio, ex mediocampista central de Independiente. ¿Cómo lo conoció? Oberto jugó tres años en Tau al mismo tiempo que Desio actuaba en Alavés, el equipo de fútbol que también pertenece a la ciudad de Vitoria. ¿Cómo es la convivencia? "La casa está tranquila, como siempre. No se habla mucho de básquetbol, porque ellos entienden de esto... Además, saben que el que manda soy yo."

Fabricio Oberto, un fiel representante de su provincia...

20 minutos por partido (promedio) juega Oberto en los playoffs, tres más que en la serie regular.

Fuente: Miguel Romano

 
 
 

Buscador y directorio Grippo  

 

Inicio - Quilmes - Peñarol - NBA - Liga Nacional - Entrevistas - Galeria de Fotos - Mundial Sub21 2005 - Contacto

Copyright 1998-2005© - Juan Vitaloni - Todos los derechos reservados   -   Diseño y Mantenimiento (BlackamDesign)
Staff permanente: Juan Vitaloni  -  Gabriela Vitaloni - Eduardo Fossa - Mariano Teper
Colaboran: Gustavo Bonecco - Hamadeos Gegena - Diego Picardo - GB - Mercedes y Luna - DRAE