Un rey de reyes

Manu siempre es uno de los más ovacionados en el AT&T Center de San Antonio.
Cuando hablamos de reyes en el baloncesto en lo primero que pensamos es un chico de 22 años que disputa su primera final y que carga a todo su equipo en el hombro, LeBron James.

Sin embargo, en el medio periodístico norteamericano, es otro el llamado rey de reyes o rey del mundo. Para no dar tantas vueltas hablo de Manu Ginóbili. Algunos se preguntarán ¿por qué rey del mundo? La respuesta es muy sencilla, el jugador de Bahía Blanca Argentina es el único que ha ganado una medalla olímpica, un campeonato europeo y un título de la NBA. En pocas palabras lo ha ganado todo.

Pese a todos estos triunfos, el rey Manu sigue con hambre de triunfo. Es difícil que pase lo contrario para alguien catalogado por su propio entrenador como “El mejor competidor que ha entrenado en 30 años de carrera”.

El hace parte del núcleo de una reestructuración que el equipo inició luego de ganar campeonato en el 2003, cuando él era un novato, con un sabor muy internacional donde también figuraba el francés Tony Parker.

Su compañero Michael Finley lo definió que un jugador muy experimentado, “no solo en la NBA sino a nivel internacional. Él ha jugado en este tipo de eventos antes, cuenta con la preparación física y habilidad para afrontar estas finales”.

Pero su verdadero salto fue en la temporada 2004-05, tras haber ganado el Oro Olímpico en Atenas 2004, Manu llegó a liga lleno de confianza en su juego y todo se tradujo en su primera aparición en el Juego de las Estrellas del 2005, en su segundo viaje a las Finales de la NBA y en el liderazgo y dominancia que mostró durante toda la serie frente a los Pistons.

Hoy Ginóbili con cinco años de experiencia en la liga, sigue siendo el mismo jugador humilde y trabajador que siempre ha sido y que siempre respeta a sus rivales y nunca pierde la cordura o el enfoque, cuando lo enfrentan físicamente y o le comentan faltas fuertes. “Manu es un jugador muy gracioso” afirma el alero Brent Barry compañero de equipo desde hace tres años, “pese a que es un gran competidor y siempre está enfocado en el juego, es una persona que siempre quiere dejar una sonrisa en tu cara. Es interesante estar rodeado con alguien como él en nuestro vestuario”.

Hoy por hoy, los Spurs deben darse por bien servidos con la selección No. 57 del Draft 1999, ya que aquel jugador de movimientos acrobáticos y de una zurda prodigiosa, es una de las superestrellas de la liga y está a punto de ayudar a la franquicia a lograr el cuarto título en nueve años, su tercero personal.

El rey de reyes se mueve como pez en el agua en las finales “todos sabemos que le encanta jugar bajo presión y tener la pelota en los momentos definitivos de un juego” afirmó Fabricio Oberto con quien ha compartido años y años en la selección Argentina.

En el estadio se ve la gente con tantas camisetas de Manu como de Tim Duncan y cada vez que salta a la cancha, el público se pone de pie para la alentarlo y todo es una locura.

El mejor repertorio del Rey Manu estar por venir. Afortunadamente estamos para continuar viendo a uno de los mejores embajadores latinos en la NBA.


Fuente: Mauricio A. Mendoza

 
 

Buscador y directorio Grippo  

 

Inicio - Quilmes - Peñarol - NBA - Liga Nacional - Entrevistas - Galeria de Fotos - Mundial Sub21 2005 - Contacto

Copyright 1998-2005© - Juan Vitaloni - Todos los derechos reservados   -   Diseño y Mantenimiento (BlackamDesign)
Staff permanente: Juan Vitaloni  -  Gabriela Vitaloni - Eduardo Fossa - Mariano Teper
Colaboran: Gustavo Bonecco - Hamadeos Gegena - Diego Picardo - GB - Mercedes y Luna - DRAE