Suscribite al NewsLetter y participa de los sorteos mensuales que ofrece EBPI. Envia tus noticias y videos a info@ebpi.com.ar

Vuelta olímpica

CURUCHET - PEREZ: UN RECIBIMIENTO INOLVIDABLE EN MAR DEL PLATA

 

Fueron seis horas de festejos por la ciudad de Juan. "Ya no sé cómo agradecerles tanto amor", dijo.

La procesión va por fuera... Por las calles. No hizo falta esperar datos oficiales para conocer el número de gente como cuando el campo o el Gobierno organizan sus actos. Basta con ver a miles y miles de marplatenses en las calles saludando a su héroe. Desde Pekín, Juan Curuchet pidió: "Quiero pasear por la ciudad en autobomba y saludar a mi gente". Diez días después de conseguir el oro olímpico, la recepción superó las expectativas del más optimista de los mortales.

Sólo fue comparable con los festejos por el título en los mundiales de fútbol 78 y 86.

Las casi seis horas de caravana arriba del carro de los bomberos, envuelto en banderas argentinas con la leyenda Juan de Oro (había cuatro camiones, no uno como pidió), grafican la multitud que debió saludar Curuchet en el trayecto. Cerca de las 14 frenó por primera vez el micro que traía a su familia y a la de Walter Pérez, el otro héroe, desde Buenos Aires.

Fue a unos 20 kilómetros de Mar del Plata donde Juan se emocionó profundamente. Primero en el abrazo a su principal sponsor durante muchísimos años (hoy ya no), don Antonio Toledo, el dueño de la cadena de supermercados. Su dinero apuntaló la carrera del medallista. Después, otro sacudón. Su primer entrenador, quien le inculcó técnica, mañas y ejemplos: Raúl Palanga. El nudo en la garganta ya nunca más pudo desatarse.

Desde ese lugar de la Autovía 2 hasta la rotonda de Constitución fue el último tramo, a lenta velocidad. El resto del recorrido, a paso de hombre. Varias veces se quebró de la emoción Juan, que hacía flamear una bandera argentina en lo alto de la autobomba mientras que Walter lo hacía con otra. Al lado iban un hijo, Juan Ignacio Curuchet, y Gabriel Ovidio, su hermano, ex coequiper en las pistas de todo el mundo.

Ciclistas aficionados, bicipolicías, familias con niños que aprovecharon el paro de los docentes bonaerenses, un colegio privado, el Cortázar, que cortó sus clases por un rato para copar la vereda, comercios que cerraban sus puertas al paso de la caravana, gente en los balcones saludando, tirando papelitos. Siempre así durante todo el recorrido por la ciudad.

Por la avenida Champagnat, por Libertad, por Independencia, por Luro, por todos lados se movía la masa al ritmo de "Argentina, Argentina".

Ya en el Municipalidad, recibimiento del intendente Pulti y el Concejo Deliberante nombrándolo "ciudadano ilustre".

Y último acto en el Velódromo Polet, ante 4.000 personas. Agasajos, plaquetas, gritos, himno nacional y las palabras de la dupla de oro al público. Sí, lógico, palabras entrecortadas de la emoción.

"Nunca pensé que iba a vivir esto, gracias Mar del Plata, infinitamente gracias", dijo Pérez.

Y cerró Curuchet, mordiéndose los labios para no romper en llanto: "Ya no sé cómo agradecerles tanto amor. Sé que fue nuestro sueño pero ahora entiendo que fue también el de ustedes. Sólo me queda decir que no hay que rendirse. Me voy en el día más feliz de mi vida deportiva".

fuente OLE Mar del Plata (Corresp.).

Este Andres se prende en todas.

Banner
Pendrive 16 GB
Publique Inmuebles.com
EBPI Blog
Mariano Teper
Marca Deportiva
 

Copyright 1997-2008 © - Juan Vitaloni - Todos los derechos reservados   -   Diseño y Mantenimiento (BlackamDesign)
Staff permanente: Juan Vitaloni  -  Gabriela Vitaloni - Eduardo Fossa - Mariano Teper - Gustavo Bonecco - Silvana Ronconi
Colaboran:El Marguay - Hamadeos Gegena - Diego Picardo - GB - Mercedes y Luna - DRAE - Blackam - Lara

Politica de Privacidad